La sal de los otros

Trabajo  alrededor de la  idea de la resiliencia y los desplazamientos,  así, me intereso en  la observación de espacios-naturaleza, superficies que reúnen historias que, en apariencia, no tienen relación debido a sus distancias temporales, pero que sus vínculos existen como una especie de sedimento o como historias estratificadas. En algunos casos, por ejemplo, esas historias y sus modificaciones en términos de suelo se presentan por el paso migratorio o por tránsitos nómadas (desplazamientos en función de la sobrevivencia).

Me interesan, así, los salares o salinas, debido a su vínculo con lo ancestral. Desde la idea de la peregrinación hacia los territorios de sal, los procesos de tiempo y espera que implica la obtención del producto y  asimismo, la idea de la sal viajera: en algunos espacios la sal viaja a través del aire y se asienta temporalmente, para modificar la tierra.  

La sal de los otros consiste en cinco fotografías, de una especie de lenguaje con las manos que remiten a la idea del desplazamientos como signo de historias posibles, trazos, huellas, rastros y recorridos que se transforman. Como formas de paisajes en el cuerpo.